El gran tablero de ajedrez en el Oriente Medio

La crisis entre Qatar y varios países del Golfo afectaría el futuro de la región

El gran tablero de ajedrez en el Oriente Medio

El gran tablero de ajedrez en el Oriente Medio

Hemos presenciado que la región se ha enfrentado a los sucesos desesperados sin pasar un tiempo después del artículo, que mencionamos la semana pasada sobre el regreso de la Guerra Fría al Oriente Medio. ¿Esto fue una coincidencia desagradable o se realizó una previsión? En cuanto al curso de los sucesos, uno de los temas más importantes de la agenda internacional de la última semana del mayo fue la visita del presidente estadounidense, Donald Trump.

El presidente Donald Trump en este marco primero visitó Arabia Saudí y aquí se dirigió a los representantes de los 55 estados islámicos. En breve Trump subrayó que encontrarse con los países árabes sería un comienzo para la paz en el Oriente Medio y el mundo, y expresó que una paz sería posible bajo el liderazgo de los Estados Unidos. Además, Trump en su mismo discurso, insinuó implícitamente que los estados islámicos pasen a su lado. Sin pasar una semana de esta visita, los sucesos ocurridos rápidamente en la región mostraron qué fue el objetivo del presidente estadounidense en este discurso y visita.

Primero el 5 de junio Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Yemen, Egipto y Bahréin anunciaron cortar todas las relaciones diplomáticas con Qatar. Y luego las islas Maldivas, el Gobierno de Tobruk en Libia, Mauritania y Comoras anunciaron participar en el bloqueo diplomático contra Qatar. Se puede considerar que el pueblo continúe con algunos países árabes. En este marco todos estos países anunciaron que cierran las fronteras terrestres, marítimas y aéreas con Qatar y rompen cada tipo de relaciones diplomáticas por la excusa de “apoyar el terrorismo y establecer relaciones cercanas con Irán”. De hecho esta situación significa en el idioma de diplomacia el último paso antes de una guerra caliente o una guerra cubierta con Qatar.  Qatar, que es un pequeño emirato con relaciones buenas con Turquía e Irán, y que es el país más rico del mundo con el ingreso de 130 mil dólares per cápita, de esta manera se ve obligado a sufrir un aislamiento y un bloqueo muy grave.

Una de las razones por que se toma como blanco Qatar es la riqueza originada del petróleo y gas natural. Qatar es el socio del campo de Pars Orientalis, que tiene la mayor reserva de gas natural del mundo con Irán, y hay búsquedas de cooperación para el campo de gas de dos países.

Mientras continúa discutiéndose la crisis de Qatar, esta vez la región sacudió con explosiones perpetradas en Irán el 7 de junio. Se lanzaron ataques contra dos centros más importantes y emblemáticos de Irán, uno es el Parlamento y el otro es el mausoleo del ayatolá Jomeini. Los ataques dejaron más de 10 muertos y cerca de 50 heridos. El ministro de Exteriores iraquí, Javad Zarif, sin perder tiempo, llegó a Turquía la noche de los ataques y mantuvo contactos a nivel máximo. Y en su declaración dijo: “Ocurren adelantos preocupantes para nosotros en la región. Necesitamos intercambiar opiniones cercadas con Turquía sobre estos sucesos”.

Cuando los sucesos mencionados arriba se consideran por aspecto estratégico y geopolítico, todos estos desarrollos ocurridos revelan que el gran tablero de ajedrez en el Oriente Medio ya se sale al campo político,  y que se intenten jugar las piezas de ajedrez a favor de los intereses de cada fuerza regional, además de fuerza global. Pero, muy probablemente esta crisis, estallada artificialmente en el marco del nuevo plan regional de EEUU, convertiría la región en una inundación de caos. No puede ser que los sucesos perpetrados consecutivos en Qatar e Irán no se consideren diferentemente el uno del otro. Qatar se ha declarado como chivo expiatorio como eslabón más débil, pero el mensaje principal se ha dado a Irán.

Ya es una realidad indisputable que el presidente estadounidense Trump lleva al mercado una vez más el Gran Proyecto de Oriente Medio en el marco del nuevo plan regional. En este marco Irán se ha advertido de no construir un obstáculo a la estrategia global de EEUU a través de los sucesos iniciados en Qatar y continuados en Teherán. Ya Irán debe poner fin a las políticas expansionistas y sectarias en la región al actuar con serenidad. Al contrario podría estallar una guerra sectaria y regional. Es una realidad incontrovertible que este tipo de guerra cause pérdidas mortales en todos los países regionales.



Noticias relacionadas