No pasarán Çanakkale, no caerá la humanidad

Hay muchos sucesos importantes que afectan el destino en la historia de los países y la Batalla de Çanakkale es una guerra que cambia el destino del mundo

No pasarán Çanakkale, no caerá la humanidad

No pasarán Çanakkale, no caerá la humanidad

Perspectiva Global 11

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL*

Hay muchos sucesos importantes que afectan el destino en la historia de los países. Estos sucesos a veces pueden cambiar la historia del mundo. La Batalla de Çanakkale (Batalla de los Dardanelos) cuyo aniversario 103 se conmemora este año, es una guerra que cambia el destino del mundo.

Algunos de los objetivos de esta guerra fueron ocupar Estambul y enviar ayuda a la Rusia zarista por mar eliminando al Estado Otomano.  Por eso, las Potencias de la Entente, compuestas de los soldados de los países como Gran Bretaña, Francia, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y La India, se concentraron en Çanakkale con sus centenares de soldados. Atacaron a toda fuerza para cruzar el mar. Cuando no pudo cruzar, intentaban pasar la defensa al hacer desembarco por tierra. Pero, se enfrentaron al Ejército otomano que defendió su patria con la fuerza de fe pese a todas las insuficiencias técnicas.

La batalla comenzó en febrero de 1915 y acabó en diciembre del mismo año dejando atrás a centenares de muertes, desaparecidas, esclavos y heridos. Tal vez hizo vivir uno de los mayores dolores de la historia con centenares de gemidos. En esta guerra se reclutaron los niños más jóvenes debido a que cayeron mártires muchos soldados en las batallas anteriores. Por eso, esta guerra se conoce como “guerra de los quinceañeros”. El canto folklórico “ίEh los quinceañeros los quinceañeros, los caminos de Tokat son pedregosos, llegan los quinceañeros, las chicas están llorando!” significa estos soldados.

Este año los jóvenes desde muchos liceos del país participaron en la guerra. El Liceo de Galatasaray, el Liceo de Izmir y el Liceo de Konya de donde me gradué y que fue inaugurada en la época del sultán Abdul Hamid II, no pudieron graduar debido a que las clases superiores fueron a la guerra.

El famoso poeta turca Mehmet Akif Ersoy describe la batalla y nuestros héroes en su poema “Çanakkale Şehitlerine” (Los Mártires de Çanakkale):

“El Mundo Antiguo, el Mundo Nuevo, todas las tribus,

Se afluyen muchísimas como el diluvio a repletos.

Los reyes de siete países están en frente de usted,

Miran con Australia: ¡Canadá!

Las caras son diferentes, los idiomas y las razas son coloridos;

Hay un suceso simple: el salvajismo es igual

ίEh, el soldado que cae mártir para estas tierras!

Si la ascendencia llega desde los cielos, toca al frente puro.

Tú eres tan grande que tu sangre rescata a Tawhid…

Los mártires de Çanakkale son tan gloriosos”

Se dice que el Ejército otomano perdió 250 mil mártires en la Batalla de Çanakkale a pesar de que no hay registros oficiales. Estos mártires fueron las personas bien instruidas que estudiaron en el liceo, madraza o universidad. El hecho de que cayeran muchas estas personas instruidas, luego causó mayores problemas.

Los mártires del Ejército otomano fueron de muchos diferentes países debido a que vivían dentro de las aquel entonces fronteras otomanas o que participaron voluntariamente en la batalla. Había mártires desde las naciones de los Balcanes, Oriente Medio y del Cáucaso, junto a nuestras ciudades que quedan en las actuales fronteras de Turquía.

Quiero compartir con ustedes lo que yo escuché del viejo tío Ilyas de Kosovo. Muchos soldados participaron en la Batalla de Çanakkale de la aldea de tío Ilyas. Pero, todos los soldados, excepto los tres, cayeron mártires en la batalla. Mientras los soldados regresaron a su aldea, se preocuparon qué podrían decir a los aldeanos. Porque los padres lacrimosos, los novios y los niños esperaban con profundo anhelo a sus amigos mártires. No quisieron romper sus esperanzas y no quisieron encontrar con sus dolores y gemidos. Por eso, decidieron llegar periódicamente a la aldea. Cuando el primer soldado veterano llegó a la aldea, todos los aldeanos le preguntaron dónde estaban otros. Y el soldado dijo “llegan, llegan”. Después de una semana, otro soldado llegó a la aldea y él respondió del mismo modo “llegan, llegan” a los aldeanos que esperan con anhelo. Y el último soldado veterano hizo lo mismo. De esta manera los soldados prepararon a los aldeanos al resultado doloroso.

La Batalla de Çanakkale esencialmente fue una resistencia de las naciones oprimidas que realizaron contra el imperialismo en las filas del Ejército otomano. Pese a todas las supremacías tecnologías, las naciones oprimidas de nuestra nación impidieron todos juntos el imperialismo. También los musulmanes de Asia del Sur como La India y Afganistán enviaron sus ayudas en la Batalla de Çanakkale y luego en la Guerra de Independencia. Con este sentido la epopeya de Çanakkale además es un símbolo de una esperanza para la humanidad. Hoy en día los focos de maldad globales realizan semejantes actividades de ocupación en muchas geografías. Çanakkale es una de las lecciones más cercanas, más dolorosas y más llamativas de que las naciones oprimidas se actuaron juntos y se resistieron juntos contra cada tipo de movimiento de ocupación mientras que los imperialistas no alcanzaron su meta. Es una expresión de que se podrá enfrentar solamente juntos contra la política “divide y conquista”.

Por supuesto es valioso resistir a cada tipo de ataque imperialista. Sin embargo, también es muy importante cómo se realizará la resistencia y con cual expresión se realizará. Mientras se resisten a los ataques imperialistas en la actualidad, por desgracia presenciamos que aparece una afirmación de odio y aislamiento. Es muy difícil que las personas no odian a los ocupadores y no utilizan esta afirmación. Aquí por este aspecto, la Batalla de Çanakkale y las secuelas se tratan de un guía para nosotros.

Los países como Australia y Nueva Zelanda se acercaron a la Batalla de Çanakkale por el aspecto de crear una nación debido a que no tienen muchas guerras en sus historias. No obstante, nosotros somos una nación que no crean otra de ningún guerra, victoria y derrota de su historia. Somos una de las naciones raramente encontradas que puede ser una nación que no necesita a otra. Esto es válido para Çanakkale. No creamos otra en Çanakkale a pesar de que damos 250 mil mártires. Las expresiones de Mustafa Kemal Atatürk sobre los Anzac (ejército conjunto de Australia y Nueva Zelanda en tiempos de guerra) resumen muy bien la perspectiva de nuestra postura, historia y nuestra civilización contra estos sucesos:

“Las madres, que envían a sus hijos a la guerra desde las tierras lejanas, calman sus lágrimas. Sus hijos están en nuestros corazones. Descansarán en paz. Ellos se convierten en nuestros hijos después de que caigan mártires en estas tierras”.

Crear afirmaciones de odio y aislamiento contra los ataques imperialistas nos estrechan más. Sí, es muy difícil, pero aumentará nuestra esperanza para la humanidad contra cada tipo de ataques imperialistas si adoptamos los valores de nuestra civilización. Aunque los ataques imperialistas alcanzan éxito a corto plazo, la humanidad no caerá y la brutalidad no será permanente si no creamos otra y si tenemos un acercamiento abierto. Los esfuerzos coloniales con fines de lucro que legalizan cada tipo de explotación y ocupación, perderán tarde o temprano.

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL, decano de la Facultad de las Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt en Ankara

 



Noticias relacionadas