La masacre química en Siria

Es de enorme importancia para el régimen repeler a los opositores y recuperar Guta Oriental de importancia estratégica que supone una amenaza directa para el primero

La masacre química en Siria

La masacre química en Siria

 

Análisis de Can ACUN, investigador de la Fundación de Estudios de Política, Economía y Sociedad, SETA

 

Los medios del mundo propagaron la noticia de que se había perpetrado un nuevo ataque con sustancias químicas en Duma, Guta Oriental de la provincia siria de Damasco. Lamentablemente, murieron gran número de civiles, mayoría mujeres y niños. Las primeras conclusiones apuntan al uso de un agente nervioso. Guta Oriental en manos de los opositores desde el comienzo de la guerra era el objetivo primordial del régimen. Agobiada por un sinfín de bombardeos de meses, la ciudad era atacada frecuentemente en sus escuelas, hospitales y mezquitas.

Es de enorme importancia para el régimen repeler a los opositores y recuperar Guta Oriental de importancia estratégica que le supone una amenaza directa para el primero. La región sitiada desde hace siete años estaba entre las zonas de reducida tensión conforme al proceso de Astaná acordado por Turquía y Rusia. No obstante, el propio régimen y el tándem Rusia-Irán estaban centrando sus ataques en la región con la excusa de combatir a grupos terroristas. Como resultado de fuertes bombardeos, los opositores habían empezado a rendirse y ser evacuados hacia el norte de Siria – zonas de influencia turca – bajo la mediación de Rusia.

A raíz del proceso de evacuación, Duma había pasado a Yeish al-Islam. Rusia mediaba entre éste último y el régimen. De acuerdo a lo concertado con Rusia, Yeish al-Islam continuaría permaneciendo y aseguraría el orden público en la región como una fuerza policial. Pero, este acuerdo no recibió el visto bueno de Asad. Las negociaciones habían parado debido al rechazo de Yeish al-Islam a desalojar Duma. Justo durante este proceso se produjo el ataque químico. Numerosos civiles murieron en este acto. Por consiguiente, el grupo tuvo que aceptar desplazarse hacia el norte de Siria. El costo de la exigencia para permanecer en Duma se multiplicó tras ataques químicos. Debido al aumento del temor al ataque químico entre el pueblo civil, Yeish al-Islam acordó evacuarse por petición de civiles. De esta forma se garantizó el desalojo del bastión de los opositores sirios justo al lado del centro del régimen de Damasco.

Sería enorme el balance de una operación militar para recuperar Duma si no se hiciera realidad este convenio de desalojo. Se conocía que Yeish al-Islam estaba construyendo líneas defensivas y almacenando municiones y armas pesadas en sus arsenales en Duma. Y aún más, el grupo sobresalía con su capacidad militar entre los opositores. La defensa en Duma produciría un costo de gran volumen para el régimen. Porque Asad había pagado un gran saldo por la operación que duró meses para recuperar Derae. El ataque químico, supuestamente cometido por el régimen, libró a Asad de un gran costo eventual alcanzando un resultado rápido y fácil. Si bien es un método contrario a los valores humanitarios, el uso de armas químicas es un gran beneficio para el régimen.

A medida que no provoque una reacción internacional, el costo de usar armas químicas es obviamente la solución más barata para el régimen. Éste ha usado por 215 veces sus agentes químicos desde el inicio de la guerra. Se adelanta que el régimen recurre otra vez a armas químicas al observar la insensibilidad del público internacional. Además, el régimen, que cuenta con el apoyo de Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU, pudo haber recurrido a ese método calculando la protección rusa incondicional en términos militares. En una ecuación entre la omisión de valores humanitarios y la falta de sensibilidad del público internacional, podemos decir que los ataques químicos son la mejor solución desde el punto de vista de Asad.

Can ACUN

 



Noticias relacionadas